Combates en medio de la población civil en el río Mejicano, Tumaco

23 jun 2010En el territorio colectivo del Consejo Comunitario Recuerdo de Nuestros Ancestros del Río Mejicano, Tumaco, Nariño, se presentó un ataque de la guerrilla de las FARC a un campamento del ejército nacional, acantonado al lado de la escuela y de la cancha de la comunidad de San José del Guayabo. Versiones no oficiales dan cuenta de cuatro muertos (tres del ejército y uno del grupo guerrillero) y seis soldados del ejército heridos.

La confrontación armada se presentó a la 1:30 a.m. del día 18 de junio provocando un primer desplazamiento forzado masivo de 60 familias, en su mayoría mujeres, niños y niñas, quienes llegaron a la cabecera municipal de Tumaco en las horas de la mañana. A otros grupos familiares de esta comunidad y otras vecinas, en un número significativo de 2.450 personas, se les impidió su salida quedando confinadas en medio de los enfrentamientos. Versiones no oficiales dan cuenta de cuatro muertos (tres del ejército y uno del grupo guerrillero) y seis soldados del ejército heridos.

En el territorio colectivo, desde el año pasado se ha venido desarrollando la erradicación manual forzada y la fumigación aérea contra los cultivos de uso ilícito de coca, acciones que conllevaron enfrentamientos armados y que además de acabar con los cultivos de pancoger de las fincas y de las parcelas de cacao, plátano y coco impulsadas por programas gubernamentales de sustitución de cultivos ilícitos, generaron serios problemas ambientales en el territorio y una profunda crisis social y económica. Esta situación provocó desplazamientos forzados de muchas familias hacia Tumaco y otras ciudades del interior del país, que en la actualidad están poblando los cinturones de miseria urbanos.

Hoy, nuevamente se desterritorializan las familias que se resisten a abandonar el territorio ancestral y las que quedaron confinadas, están sirviendo de escudos humanos en medio de la confrontación armada. El Consejo Comunitario hace un llamado urgente para que no se ponga en riesgo la vida de las comunidades y se respete y se cumpla el mandato del Derecho Internacional Humanitario.

Tomado de PCN